You are here

Remarks by Governor Bill Richardson Delivered at Confederacion Española de Ejecutivos y Directivos Event

 

Full text of Governor Richardson´s remarks:
C E D E
 
Gobernador Bill Richardson
 
Análisis y situación desde una perspectiva americana
 
                                                                                                          
Sr. Presidente de CEDE,
Señores Directivos y Ejecutivos,
Queridos amigos

Para mí es un honor que me hayan invitado hoy a estar unos minutos con Ustedes. Y lo es por un doble motivo.

Por un lado, por lo que significa que, en una Jornada dedicada al tema “Liderando sin fronteras” y en la que participan personalidades tan relevantes del mundo empresarial, quieran conocer la visión del momento actual que tenemos desde el otro lado del Atlántico.

Pero, por otro lado, y puede que en estos momentos sea para mí un motivo aún más significativo para compartir este rato con Ustedes, porque me dan la oportunidad de poner bien de  manifiesto mi amistad hacia España y los profundos vínculos que existen entre su país y millones de ciudadanos americanos.

No puedo ocultarles que cada día que escucho la imagen que se está transmitiendo de la que puedo considerar como mi “segunda patria”, ya que la familia de mi madre es originaria de un pueblecito que se llama Villaviciosa, me lleno de preocupación y me asombra la cierta  falta de imparcialidad y objetividad al hablar sobre España.

Acabo de llegar esta mañana de Myanmar, donde he estado en un Programa de promoción de la democracia. Durante el vuelo reflexionaba sobre cómo se está percibiendo la imagen de España, una imagen que parece estar algo distorsionada y que solo pone de relieve lo negativo de la actual situación.

No alcanzo a comprender el motivo por el cual algunos sectores parecen haberse olvidado de los formidables “assets” que España tiene. Parece como si todo lo que España ha representado en la Historia de Europa y de América, como si la vitalidad de sus gentes y el dinamismo de sus empresas, hubieran quedado eclipsados detrás de las cifras del paro, del déficit público o de la deuda con el exterior.

Por ello, como amigo de España, deseo sobre todo poner de manifiesto que muchos americanos no podemos dejar de tener presente que 50 millones de nuestros conciudadanos hablan español, se sienten identificados con la cultura que Ustedes trajeron a nuestras tierras, disfrutan de sus costumbres y apuestan sin dudar por que España saldrá de esta crisis.

------

En nuestras culturas, tanto en la americana como en la española, existe el refrán bien conocido sobre “la botella medio llena, o la botella medio vacía”. Da la impresión que, en la actual coyuntura, algunos se quedan únicamente con la segunda parte del refrán, obviando que la economía española presenta indudables fortalezas. Desde una perspectiva americana, quiero destacarles algunas de ellas :

1)      a pesar de las cifras de paro, Ustedes tienen un capital humano cualificado y con un elevado porcentaje de graduados universitarios. Buena prueba de ello es que 2 Escuelas de Negocios españolas están clasificadas entre las 20 mejores del mundo. Y me alegra que el moderador de esta sesión sea Fernando Barnuevo, Presidente de los Antiguos Alumnos de una de ellas, la IE Business School,

2)      su país cuenta con multinacionales que son referencias de exito, y  que ejercen un efecto tractor sobre muchas empresas pequeñas y medianas;

3)      España es una potencia a tener en cuenta, entre otros sectores, en energías renovables, distribución y comercio  o turismo y, aunque en estos tiempos no esté de moda reconocerlo, hay 3 bancos españoles que están considerados como ejemplos de referencia a nivel internacional;

4)      un sector empresarial exportador, que está pudiendo demostrar la competitividad de sus empresas : España es uno de los países donde más han crecido las exportaciones dentro de la UE; desde 2001, las exportaciones españolas han crecido un 70%, la misma tasa que Alemania, y ello se está observando también  en el mercado americano;

 

5)      unas infraestructuras de primera categoría gracias a las fuertes inversiones realizadas en los últimos 20 años;

En resumen, las dificultades actuales, que por supuesto no son pocas, no deben afectar a la capacidad de acción y a la confianza que España se merece recibir por parte de los mercados financieros internacionales.

Por ello, creo que no procede que venga un amigo desde los Estados Unidos para hacer un análisis de esta crisis, completar ese análisis con una evaluación de las medidas que tanto la Unión Europea como los distintos países miembros puedan estar adoptando, y terminar dando lecciones de cómo han de hacerse las cosas. Todo ello, seguramente, ya lo han escuchado demasiadas veces.

Sin embargo, sí deseo aprovechar esta oportunidad que me brindan Ustedes hoy para decirles que tanto los políticos como los expertos americanos tienen grandes dudas y debates sobre cómo conseguir el equilibrio, indispensable, entre reducir el déficit público y no afectar a la solidaridad y la cohesión social, sobre cómo modular el proceso de ir reduciendo la deuda pública o reformar las estructuras y, al mismo tiempo, reactivar la economía.

Esto me recuerda el caso de los médicos que, ante un enfermo muy grave, no saben si al aplicar el medicamento A se puede ver afectado el hígado, o si al administrar medicamento B se dañará al riñón. Y, ante una situación de esta naturaleza, solo cabe tener en cuenta lo que todos oímos cuando un pariente o un amigo está hospitalizado : al enfermo hay que levantarlo de la cama  cuanto antes, y hay que mandarlo a casa en cuanto se pueda.

Este diagnostico es el que se ve reflejado en el Informe presentado por el Fondo Monetario Internacional en la reciente reunión de Tokio. Esto quiere decir, en una extrapolación a los momentos actuales, que los políticos tenemos que poner los medios para que el enfermo pueda valerse por sí mismo, tanto por los pasillos del hospital como en su propia casa y, en todo caso caso, lo  más rápidamente posible en su trabajo.

En esta última palabra está la clave de todo : el empleo, y éste necesita para crearse que vuelva a haber crecimiento, crédito para las empresas, etc.

Tanto aquí, como en los Estados Unidos.

Aunque les sorprenda, basta prestar atención a lo que ha ocurrido en mi país durante estos últimos años de crisis para darse cuenta de las similitudes que existen con la situación que están viviendo en España.

En este sentido, y para concluir, sí quisiera compartir con Ustedes una consideración  que es fruto de la experiencia vivida en los Estados Unidos, y que creo puede ser también útil al conjunto de Europa,

Durante este periodo de dificultad, no he escuchado a ningún neoyorquino quejarse de la situación económica californiana, ni a ningún conferenciante de Harvard cuestionar el apoyo a la solidaridad entre nuestros Estados.

Es decir, la crisis en Norteamérica ha sido y es un problema, un reto, para todos, y una vez identificados los desajustes, se han centrado los objetivos, y todos hemos remado en la misma dirección.

A todo ello ha ayudado, sin duda, el mensaje de unidad proclamado por la Administración del Presidente Obama, así como algunas de las medidas de gran calado adoptadas como el TARP Program, los esfuerzos realizados en apoyo a los parados o las políticas de ayuda al sector inmobiliario.

Tenemos que seguir “remando”, pero lo estamos haciendo en la buena dirección. La reducción de la tasa de paro durante la Presidencia de Obama, del 10,5% al 7,8%,  es una clara demostración de ello.

Si en España y en Europa se mantienen Ustedes unidos y enfocados hacia un gran objetivo común, no me cabe la menor duda de que en poco tiempo llegarán los resultados y se volverá a hablar con admiración de España, y el proceso de construcción europea habrá alcanzado uno de sus mayores hitos.

Cuentan ustedes, en España, con una lengua y una cultura de alcance mundial; tienen corporaciones líderes en textil, telecomunicaciones, banca, infraestructuras, educación y turismo; ocupan una posición geopolítica fundamental en el enclave entre Europa, Oriente Medio y Latinoamérica y…, no se olviden, tienen 50 millones de amigos en  los Estados Unidos.

Muchas gracias. 

Upcoming Engagements